Esta es la novedosa tendencia que da de qué hablar en las vías de Cali

Es probable que usted ya haya cruzado, bien sea como peatón o conductor, esa cebra con forma de piano que conecta la Plazoleta Jairo Varela con el CAM. O acaso recuerde el paso tridimensional en la Carrera 5 con Calle 2, en el barrio San Antonio.

El fin de esos diseños es reducir la accidentalidad en peatones por medio de su visibilización en las vías. Así lo explicó el subsecretario de Movilidad Sostenible de Cali, Henry Martín, quien agregó que estas estrategias se enmarcan dentro de una disciplina conocida como urbanismo táctico.

“Se trata de intervenciones de bajo costo para que haya cambios a largo plazo en la forma de habitar el espacio público, además de darle una nueva cara a la ciudad. Los diseños pueden ser tridimensionales, de colores o con modificaciones en su tamaño”, aclaró el funcionario.

Usualmente, los pasos peatonales cuentan con cuatro o seis metros de largo, según las especificaciones del diseño y el manual de señalización vial. Pero tras la intervención, por ejemplo, en el cruce Jairo Varela-CAM la longitud de la cebra se amplió de 4 a 16 metros con el objetivo de proteger a los caminantes y evitar accidentes viales en el sector.

Otros puntos en donde se ha implementado esta estrategia es en la sede Carlos Holguín Sardi de la Institución Educativa Santa Librada, el Tecnocentro del Pacífico de Potrero Grande y el barrio Capri, sobre la Calle 10 A entre carreras 70 y 80.

Para Silvio Rebolledo Manchola, psicólogo experto en temas de tránsito, “el punto del asunto no está en la existencia como tal del cruce peatonal, sino que no se está haciendo una estrategia para explicarle a peatones y conductores cuál es su utilidad”.

A esto se suma, añadió, que los cruces tridimensionales no cuentan con un diseño adecuado para que el motociclista o conductor de carro puedan identificarlos de inmediato. “Se está haciendo un mal uso del dibujo, especialmente en la utilización de las sombras”, señaló el experto.
También insistió que es necesaria la socialización de estas intervenciones, porque puede haber conductores que así como no respeten los semáforos en rojo, hagan lo mismo con estos cruces peatonales.

Sin embargo, el subsecretario Señales peatonalesde Movilidad Sostenible de la capital vallecaucana indicó que no hay necesidad de explicarle a los actores viales el fin de estos corredores.

“En eso consiste el urbanismo táctico, que impacta con solo verse”, manifestó el funcionario.

Por su parte, Andrés Fernando Martinez, activista por la movilidad sostenible en Cali, destacó que esta medida hace “visible una problemática que pareciera que no existe para los conductores”.
Pero anotó que, por medio del urbanismo táctico, se deberían implementar más estrategias para pacificar las vías y reducir la accidentalidad a peatones, que en lo corrido de este año ha dejado 28 muertos, ocho menos que en el mismo periodo del 2018.

“Es necesario que se intervengan las vías anchas que son un riesgo para los peatones que intentan cruzarlas. Por ejemplo, a la salida del Túnel Mundialista, a la altura de la Avenida Sexta, o la Calle 5 en frente de la Biblioteca Departamental”, indicó.

Agregó que “una posible solución es ampliar el espacio de los andenes. También he visto estrategias de personas que se toman estos andenes para evitar la invasión por parqueo”.

“Aún recuerdo cuando la polémica por el remplazo del puente en el CAM por el paso peatonal. Pero ¿quién dice ahora que no es algo placentero? Y esta estrategia potencia ese aspecto”, comentó .

                                          Polémica por ‘tachones’ viales

Los separadores viales -tachones- han generado molestia entre conductores y motociclistas en Cali.

Para Ramiro Jesús Trujillo, presidente sindical de propietarios de taxis en Cali, la movilidad se ha visto afectada luego de que algunas vías han sido estechadas, producto de los separadores.

“Han reducido la cantidad de los carriles. Uno encuentro puntos críticos como la Calle 47, entre carreras 1 y 2; la Calle 60 entre carreras 7 y 7 Bis; o la Carrera 8 entre calles 60 y 66”, manifestó.

Agregó que los conductores están acostumbrados a cierta cantidad de carriles, se ven afectados cuando encuentran ciertas carreteras más estrechas.

“No hay una autoridad que nos explique cuál es el fin de esos tachones. Es algo autoritario que pongan algo así sin previo aviso. Uno se extraña cuando sale a la calle y ve esos cambios”, expresó.

El secretario de Movilidad Sostenible, Henry Martín, recordó los separadores son útiles para reducir cruces prohibidos o desórdenes entre vehículos.

“Estos tachones también ayudan a reducir la siniestralidad en 50 puntos de la ciudad, por lo que treparse sobre ellos puede generar accidentes”, comentó.

        Redacción: Por El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 16 =