La restricción al parrillero hombre, otra norma ‘de adorno’ en Cali

Pese a que desde inicios de los 90 en Cali ha regido la restricción del parrillero hombre en las motocicletas y a que actualmente el decreto 434 de junio 30 del 2017 mantiene vigente la medida, desde distintos sectores se advierte que se requiere mayor control por parte de las autoridades para hacer cumplir esta norma en las vías de la ciudad.

Expertos en seguridad y tránsito e, incluso, motociclistas denuncian que se volvió común encontrarse con hombres como pasajeros en las motocicletas en corredores como las avenidas Pasoancho y Avenida Ciudad de Cali, las autopistas Sur y Simón Bolívar, la Carrera 1 y la Calle 5.

En ese sentido, Paola Sánchez, presidenta de la Asociacion de Clubes Moteros Cali, que agremia a 67 sociedades de motociclistas, señala que si bien la medida ha tenido impacto en la reducción de homicidios, atracos y fleteos, se requiere un mayor acompañamiento de las autoridades para minimizar el número de parrilleros en las vías.

“Cuando uno ve dos hombres en moto uno piensa que van a robar o a hacer algo malo. Hoy no hay suficientes policías ni agentes de tránsito en la ciudad y eso hace que la gente no cumpla la norma en algunos barrios, vías principales o, incluso, en las entradas de la ciudad”, aseguró Sánchez.

Por su parte, el motociclista Juan Rodríguez señaló que “algunas zonas de la ciudad parecen tierra de nadie, porque se ven parrilleros sin casco andando a toda velocidad y ningún guarda los para o les dice algo. Hay barrios a los que el tránsito no se atreve a entrar y los guardas saben que si le ponen una multa a quien no deben, pueden ser agredidos. Hace falta que la Policía también castigue”.

Lo más grave es que algunos patrulleros parecen desconocer que la prohibición está vigente y así lo argumentan cuando algún ciudadano los alerta sobre la presencia de un parrillero hombre.

María Isabel Gutiérrez, investigadora del Instituto Cisalva, advierte que en Cali la restricción del parrillero tiene una lectura de movilidad y no de seguridad, lo que genera un vacío y una pérdida de sentido en la concepción de la medida.

“Entre el 2002 y el 2008, cuando la restricción fue intermitente, se disminuyeron los homicidios en Cali en un 18 %. Pero entre el 2009 y el 2015, que la medida fue continua, la reducción en los homicidios fue del 23 %. Si se promedia los porcentajes, entre el 2002 y 2015 la disminución de homicidios propinados por un agresor que se movilizaba en motocicleta alcanzó los 46 casos anuales”, aseveró Gutiérrez.

Por su parte, el abogado especialista en derecho de tránsito, Víctor Hugo Vallejo, dijo que “aunque la norma ha terminado por no ser respetada de manera estricta, ha contribuido a mejorar la seguridad. Hoy es demasiado común ver motos con parrilleros hombre y, frente a la inseguridad que estamos viviendo, se debería prohibir completamente el parrillero”.

Vallejo añadió que en este momento la medida debe ser objeto de revisión, “porque hoy hay un volumen alto de delincuencia que se está escudando en la utilización de menores de edad para hacer actos indebidos, por lo que sería bueno disminuir la edad para el pasajero hombre y que esta no superara los ocho años”.

Al respecto, el director Jurídico de la Alcaldía, Nayib Enciso, enfatizó en que la restricción está vigente y rige para menores de diez años y hombres mayores de doce años. “El decreto 434 del 2017 estipula que la sanción para el infractor es de quince salarios mínimos diarios ($390.615) y la inmovilización de la motocicleta”.

Entre tanto, el secretario de Movilidad, Juan Carlos Orobio, indicó que en la ciudad se implementa el ‘Plan Estaciones’, que es una estrategia mediante la que se hacen operativos conjuntos entre guardas de tránsito y policías para detectar agresores de la norma.

“La medida ha jugado un papel importante en la reducción de víctimas fatales en accidentes de tránsito, porque son los pasajeros de moto los más vulnerables. El año pasado se presentó una disminución del 34 % en las víctimas, pues se pasó de 26 muertos en 2016 a 17 en 2017”, afirmó Orobio.

Por su parte, el comandante (e) de la Policía Metropolitana de Cali, Henry Jiménez, insistió en que la limitación del parrillero hombre ha dado muy buenos resultados en materia de seguridad y dijo que se están haciendo controles nocturnos “porque creemos que los parrilleros que estén deambulando no son gente de bien. Esperamos seguir contando con esta medida para prevenir los actos de hurto en las diferentes modalidades que se dan en la ciudad”.

A nivel nacional

En Bogotá se desató una polémica porque la Administración Distrital evalúa la posibilidad de emitir un decreto para prohibir el parrillero en las motos, con el objetivo de reducir los índices de criminalidad.

Según la Policía, en la capital se identificaron 2000 puntos críticos en donde más se presentan hurto a personas y en la mayoría de los casos los delitos se cometen utilizando motocicletas.

Por: Redacción de El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =